Idiomas

Actividad:

ix. Material

Objetivos de aprendizaje: 

Contrastar las actitudes que denotan rebeldía, frente a aquellas de denotan respeto por parte del adolescente.

Reconocer a la convivencia como la mejor estrategia para prevenir actitudes rebeldes en sus hijos adolescentes

Información Básica

Tema: palabras clave: 
Nivel educativo de audiencia: 
Tipo de actividad: 
Actividad de aprendizaje
Número de sub-ítems: 
  • 2 recursos educativos
Proveedores de contenido: 
Créditos: 

Información Alumno

Duración estimada de la actividad: 
10 minutes
Modalidad: 
Individual
Política de evaluación: 

No requiere.

Recomendaciones instruccionales: 
No requiere.


Etiquetas populares para este recurso:
Ningun
Instrucciones: 

3.1 ¿Qué es la autoridad?

En términos de las relaciones padres entre padres e hijos, la autoridad es aquel comportamiento de los padres que les permite establecer las normas y límites a sus hijos, con el fin de permitir la convivencia al interior de la familia.

La autoridad es indispensable ya que la familia es un sistema abierto cuyo funcionamiento se orienta a conservar su organización, la cual está dada por el conjunto de relaciones entre sus miembros, cuyo resultado es la salvaguarda de determinadas formas de convivencia y apoyo mutuos.  La trama de estas relaciones está dada por la comunicación entre los miembros. Como todo sistema, la familia busca estabilizarse a través de acuerdos que de manera implícita o explícita establecer los miembros. Esto lleva a que todos ellos llegan a comportarse de manera parecida, regular, de tal modo que las conductas llegan a ser previsibles, lo que a la larga favorece el acoplamiento entre los miembros. Esas reglas o acuerdos limitan las conductas y rigen la organización de la familia; aún así, algunas reglas sólo son reconocidas como tales cuando se rompen.

Como sistema, la familia y su organización se ve afectada por perturbaciones. Estas pueden ser externas, como por ejemplo transformaciones del entorno sociocultural y económico, como el progreso tecnológico, las guerras o los desastres naturales; y las internas, como la separación de un miembro por muerte o abandono, nacimiento de un nuevo miembro, ingreso por primera vez a la escuela, y por supuesto la adolescencia. Todas estas circunstancias se consideran perturbaciones porque llevan a la transformación de reglas y de rituales, a veces de manera radical. En este sentido, la autoridad que ejerzan los padres permitirá equilibrar tales perturbaciones.

Estilos de autoridad

Actualmente se considera que los padres no deben ser punitivos, pero tampoco deben dejar de lado los problemas que acarrea la actitud de sus hijos adolescentes. Los padres deben buscar el equilibrio, siendo afectuosos mientras establecen normas.

 Son cuatro los estilos de autoridad:

            El estilo autoritario, de tipo restrictivo y punitivo, en el cual los padres obligan al adolescente a seguir las normas que imponen. En este tipo de autoridad se inculca el amor al trabajo y el esfuerzo. Los padres de este estilo establecen controles para cada situación y fijan límites de la manera más clara posible, de tal manera que no haya lugar a alternativas, lo que sin duda no da lugar al diálogo.

            El estilo democrático, en el cual los padres motivan al adolescente a ser independiente, pero con controles y límites. Estos padres incentivan el diálogo, y son cálidos y afectuosos, pero a la vez son capaces de establecer y mantener los controles. Este estilo de autoridad fortalece el desarrollo de habilidades sociales en sus hijos, ya que la comunicación es una constante de la relación.

            El estilo permisivo, en el cual se reconocen dos variantes: el negligente y el permisivo. En el primero, los padres no se insmicuyen en la vida de sus hijos, lo que no permite que estos últimos desarrollen su autocontrol. Los hijos, particularmente los adolescentes, necesitan que sus padres cuiden de ellos. Los hijos de la negligencia piensan con regularidad que sus padres tienen asuntos más importantes que ellos. Por su parte, en el estilo indulgente los padres se implican demasiado en la vida de sus hijos, pero establecen poco controles y no exigen mucho. Como estos padres permiten que sus hijos hagan lo que deseen, éstos se desarrollan con una capacidad casi nula de autocontrol, siempre quieren salirse con la suya y casi nadie puede controlar su comportamiento.

Entonces: ¿qué es la rebeldía?

La rebeldía se refiere a esos comportamientos del adolescente que son desafiantes, negativos y hostiles, hacia las personas que ejercer autoridad y que interactúan con él. Los hijos rebeldes son aquellos que responde con un “NO” cuando su padre les da una orden, preguntan por qué deben hacer cada cosa (incluye la famosa frase “¿quién dice?”), reniegan de todo e incluso crean piensan en argumentos para contrarrestar los llamados de atención.

Los adolescentes rebeldes se enojan fácilmente, pierden el control, discuten con los adultos, molestan a las demás personas con actos deliberados, acusan a otras personas de sus propios errores y pueden ser resentidos, rencorosos e incluso vengativos.

El comportamiento rebelde puede ser pasivo o activo. Es pasivo cuando el adolescente no responde ante las situaciones, es decir, permanece inactivo, indiferente y sumiso (la idea es dar a entender que no le importa nada, dicen que si pero finalmente no hacen lo que se les dice); es activo cuando las conductas desafiantes son evidentes. Se manifiestan por expresiones verbales y físicas negativas y hostiles. La resistencia de estos adolescentes es totalmente abierta

 

Referencias

Santrock, J. W. (2004). Adolescencia: psicología del desarrollo. 9ª. ed. Madrid: McGraw-Hill.

Hewitt, N. (2006). En familia: caminos para una vida mejor. Fasc. 10. Bogotá: Periódico el País.

Corral Iñigo, A. (2003). Adolescencia y relaciones familiares. En Perinat Maceres, A. (coord.) Los adolescentes en el siglo XXI: un enfoquen psicosocial. Barcelona: UOC.

Herraiz, S. (2006). Tu hijo de 15 a 16 años: rebeldía, independencia, afectividad, sexualidad, ideales, rendimiento en los estudios, amigos y tiempo libre. 3ª. ed. Madrid: Ediciones Palabra.

 

3.2. ¿Quiénes ejercen autoridad en tus hijos?

Las persona que ejercen autoridad sobre los adolescentes, son –y deben ser en primera instancia- sus padres, luego están los educadores y finalmente los cuidadores. Sin embargo, se da por sentado que los adultos con los cuales interactúa el adolescente a nivel institucional y social (en la escuela, en espacios sociales y culturales) también pueden reviestirse de autoridad en situaciones específicas.

La intervención de estas personas requiere que sean adultos con valores y que interactúen con el adolescente en un ambiente institucional o familiar adecuadamente estructurado.

La autoridad de estos adultos en la vida de los adolescentes se debe evidenciar con el ejemplo, la comunicación y la disciplina consistente y coherente. Estos dos últimos aspectos son muy importantes. La consistencia está relacionada con el hecho de establecer el control y dejar claridad sobre las consecuencias de no seguir la norma. No se es consistente cuando el adolescente se pasa del límite establecido y no llega la consecuencia que el adulto enfatizó.

La coherencia se refiere a que el adulto no puede exigir lo que no da. Si el padre exige al adolescentes no decir palabras malsonantes y le explica el por qué, debe dar el ejemplo. La coherencia se refiere a que lo que se dice debe estar en consonancia con lo que se hace.

 

Referencia
            Palacios Banchero, A. (s.f.). Guía de interacciones positivas entre figuras de autoridad –padres y educadores- y niños, niñas y adolescentes. Obtenido el 6 de abril del 2010 de: http://www.scribd.com/doc/3556760/GUIA-DE-INTERACCIONES-ENTRE-FIGURA-DE-AUTORIDAD-Y-ADOLESCENTES

 

3.3. Ventajas y desventajas de ejercer la autoridad

            Las ventajas son muchas. Pero estas ventajas son desventajas si la autoridad se aplica de forma indebida. Lo importante aquí es que las batallas que se generan cuando los adolescentes desafían la autoridad, pueden volverse problema a largo plazo, pues los padres, en su afán de corregir a sus hijos, intentan diferentes estrategias que pueden no ser lo mejor para el adolescente o para la familia como un todo.

Entre las ventajas de ejercer la autoridad como es debido, en hijos adolescentes son notorias:

            -Compartir más tiempo con los hijos: el diálogo permite conocerse mutuamente y llegar a acuerdos de actividades para pasar tiempo juntos.

            -Autoevaluarse: como padre, es necesario saber en dónde está el problema, y qué porcentaje del mismos se debe a las actitudes o comportamientos parentales.

            -Lograr que los hijos identifiquen las consecuencias de sus actos: este factor es muy importante, ya que la mayoría de adolescentes no tienen conciencia de lo que están haciendo mal. Como táctica, utilice la estrategia de “ponerse en los zapatos del otro”.

            -Prestar atención cuando el adolescente se comporta adecuadamente: así como el padre llama la atención sobre lo que está mal, con un adecuado diálogo también aprenderá a reconocer abiertamente cuando su hijo haga las cosas bien.

            -Aceptar incondicionalmente a los hijos: la comunicación e interacción continúa, permite aceptar a los hijos realmente como ellos son, y no como los padres los idealizan.

            -Confianza mutua: lograr la confianza esta es una gran ventaja en la relación padres-hijos, ya que es el cimiento de una relación sólida que perdurará gran parte de la vida.

            -Separación-individuación-autonomía: una de las metas de todo adolescente es ser aceptado como un adulto independiente. La autoridad bien ejercida por los padres, necesariamente lleva a que sus hijos adolescentes desarrollen un concepto de individualidad, en donde está bien seguir las normas porque no se está solo sino que se forma parte de un sistema que es la familia, pero también se logra que se respeten los gustos, pensamientos y decisiones.

Referencias
            Hewitt, N. (2006). En familia: caminos para una vida mejor. Fasc. 10. Bogotá: Periódico el País.

            Rice, F.P. (2000). Adolescencia: desarrollo, relaciones y cultura. 9ª. ed. Madrid: Prentice-Hall.

Recursos de apoyo

            Solohijos.com (2010). Cómo lograr una autoridad positiva. Obtenido el 6 de abril de 2010, de: http://www.solohijos.com/html/articulo.php?idart=5

            Guiajuvenil.com (2010). Hijos adolescentes, nuestros queridos monstruos. Obtenido el 6 de marzo del 2010 de: http://guiajuvenil.com/adolescentes/hijos-adolescentes-nuestros-queridos-monstruos.html

            LaFamilia.Info (2010). Los límites en la educación del adolescente. Obtenido el 6 de abril del 2010 de: http://www.lafamilia.info/index.php?destino=/PadreseHijos/adolescentes.php?

            Martínez Rubio, A. & Garrido Fernández, M. (2009). Negociando con adolescentes. FAMIPED: Revista Electrónica de Información para Padres de la Asociación Española de Pediatría  de Atención Primaria, 12 (2). Obtenido el 6 de abril del 2010, de: http://www.aepap.org/familia/famiped/numeros/vol2/2009_numero_2/2009_numero_2.11.htm

            Euroresidentes.com (2010). Adolescencia: cómo poner normas y límites a los adolescentes. Obtenido el 7 de abril del 2010 de: http://www.euroresidentes.com/adolescentes/normas-adolescentes.htm

KidsHealth.com (2010). Guía para padres sobre cómo sobrevivir a la adolescencia. Obtenido el 7 de abril del 2010 de: http://kidshealth.org/parent/en_espanol/crecimiento/adolescence_esp.html?tracking=P_RelatedArticle

            EnPlenitud.com (2010). Conflictos comunes de las relaciones padres-adolescentes. Obtenido el 7 de abril de 2010 de: http://www.enplenitud.com/nota.asp?notaid=1067

PadresOk.com (2010). Los agrandados: ¡ya no soy un niño! Obtenido el 7 de abril de 2010 de: http://www.padresok.com/paginas/ver_detalle_ancho.cfm?ObjectID=DB8F0EB6-EBA1-41EC-87BF85D1C86ACA66&Pagina=Hijos_6_a_12.cfm&TipoVisor=Detalle

            Palacios Banchero, A. (s.f.). Guía de interacciones positivas entre figuras de autoridad –padres y educadores- y niños, niñas y adolescentes. Obtenido el 6 de abril del 2010 de: http://www.scribd.com/doc/3556760/GUIA-DE-INTERACCIONES-ENTRE-FIGURA-DE-AUTORIDAD-Y-ADOLESCENTES

 

Reseñas

Actualmente no hay reseñas. Inicie sesión o regístrese para enviar reseñas

Discusiones sobre ix. Material

Al momento no hay temas de discusión.